¿Qué ver en Ámsterdam?

Ara Ballesteros/ Ámsterdam, Europa, Países bajos

Seguro que si estás planeando un viaje a esta ciudad, te interesará saber qué ver en Ámsterdam? Esta gran ciudad edificada en torno a sus canales, fue construida en el S. XII. Ámsterdam se edificó como un pequeño pueblo pesquero. Con el paso del tiempo ha ido creciendo hasta convertirse en la ciudad más grande de los Países Bajos.

Siempre que escuchas Ámsterdam en lo primero que piensas es en sus Coffee Shop (cafeterías en las que la venta y consumo de Marihuana es legal). ¡Ámsterdam no es solo eso! . Es una ciudad con muchísima vida en la calle, a veces agobiante, pero aún así maravillosa.

Ara en el canal de Ámsterdam

Al ser una capital, está muy bien comunicada y podrás acceder a ella tanto en tren como en bus o avión. Yo la primera vez fui en bus desde Berlín ¡una locura!. Aunque es la opción más barata, las 8 horas de viaje son horrorosas.

¿Dónde dormir?

Como ciudad hiper turística que es, no será un problema encontrar alojamiento. El primer viaje me alojé en el Shelter Jordan Christian Hostel: un lugar acogedor, barato y a 10 minutos andando de la estación central. Pero es el único hostel religioso de Ámsterdam, ¡vaya ojo tuve!

Si a lo que vas es a estar de fiesta, no creo que sea el mejor sitio. Dentro del hostel está prohibido beber alcohol. Además, por la tarde se reúnen y leen la biblia y la calma y el silencio reinan por las esquinas. Aunque como punto a favor, tiene el desayuno buffet y la cercanía al centro.

Desayuno buffet en el hostel

Para los amantes de los museos ¡estáis de suerte!. Ámsterdam tiene más de 50 museos y galerías que podréis visitar de una manera muy económica con la I Ámsterdam City Card.

Para los que quieran salir a desayunar en algún establecimiento, os recomiendo al 100% el pequeño Toastable. Un pequeño lugar donde su especialidad son las tostadas típicas holandesas. ¡Una auténtica delicia!

Desayuno de tostadas con zumo de fresa y naranja
Triple layered toasties: doble de queso y Freshly squeezed juices: Zumo de naranja natural con fresas.

Recorrido por Ámsterdam

Aunque lo normal es empezar a hacer turismo por la Plaza Dam, lugar desde donde sale el Free Tour, a mí siempre me gusta empezar por el final. Luego os cuento el porqué.

El primer lugar que visitaremos será el Museo Nacional de Ámsterdam (Rijksmuseum). Está un poquito alejado del centro, pero se puede ir andando. El edificio fue construido en el 1800 y reabrió sus puertas en el 2013, tras una largo periodo de reformas.

Museo Nacional de Ámsterdam

Como dije antes, Ámsterdam es una ciudad con una riqueza artística increíble y si quieres contemplar una importantísima colección del famoso Siglo de Oro, este es tu museo. En él caben destacar artistas como Rembrandt o Frans Banning Cocq y su cuadro más famoso “La ronda de noche”. Dentro del museo también podrás ver varias obras de arte egipcio y asiático. Otra de las cosas que puedes hacer en el museo es visitar sus jardines, otro lujo para la vista entre tanto jaleo turístico.

Dejamos el museo atrás y seguimos caminando hasta encontrarnos con otro tipo de museo, el de la cerveza. En la primera destilería construida en 1867 se encuentra la Heineken Experience. Una exposición interactiva, donde descubrir las salas de producción, las calderas o algunos de los ingredientes de esta famosa cerveza. Ni que decir, que el recorrido se termina con una rica degustación de cervezas.

Fábrica de Heineken

Begijnhof

Seguimos con el paseo acercándonos un poco más al centro de la ciudad. No muy lejos de donde hemos desayunado nos encontramos con el Begijnhof. Se trata de un curioso barrio construido en 1346 para que en él viviese una hermandad femenina católica laica, llamadas las beguinas (y de ahí su nombre).

Patio interior de Begijnhof

Para acceder a él, lo haremos desde la plaza Spui. Tenéis que buscar una puerta en forma de arco en una casa de ladrillo. Entrad sin miedo a través de un mosaico rojo que decora el suelo.

Una vez dentro disfruta de la tranquilidad y de la paz que se respira en el patio. Seguro que te llama la atención una casa con la fachada completamente de madera, ¿te puedes creer que es la casa más antigua de Ámsterdam?. Además de eso, es también una de las dos casas con fachada de madera que se mantienen en pie.  En 1521 se prohibió su construcción por el riesgo de incendio que suponía.

La casa más antigua de Ámsterdam con la fachada de madera

Muy cerca de aquí tenéis el Singel, el canal más cercano al centro de la ciudad y por consiguiente el que más vida tiene. Antiguamente rodeaba toda la ciudad y fue utilizado como foso hasta 1585. Es increíble cómo ha crecido la ciudad desde entonces.

Canal Singel

Es en una de las orillas de este río, donde vais a encontraros con el famoso Bloemenmarkt, un mercado de flores flotante que data de 1862. No podéis estar en Ámsterdam y no comprar uno de sus tan famosos tulipanes.

Una de las calles más turísticas de Ámsterdam, puede ser la Rokin. Es una avenida que te lleva hasta la estación central y que para mí gusto es demasiado agobiante. Y es aquí, en esta calle dónde nos vamos a encontrar la plaza Dam, un hormiguero de gente que no te permite disfrutar de la grandiosidad de sus monumentos.

Palacio Real

Coronando una parte de la plaza tenemos el Palacio real (Paleis op de Dam), un edificio impresionante aunque de aspecto frío. Este es, a día de hoy, uno de los pocos palacios a disposición del monarca. Éste lo usa para las recepciones oficiales o para algunas celebraciones como la fiesta de Año Nuevo o diversas entregas de premios.

Palacio real sin gente en la plaza a las 8 a.m.

En uno de los laterales del palacio vais a ver la gran Iglesia nueva (Nieuwe kerk). Su construcción se debió a que la antigua iglesia se quedó pequeña por el crecimiento que la población sufrió entre el siglo XIV y XV. No he tenido la suerte de poder entrar, pero por lo que se ve desde fuera, parece que las vidrieras tienen que ser muy bonitas. Dentro de la iglesia se realizan diferentes exposiciones temporales, que podéis seguir a través de su página web

Palacio real e iglesia nueva

Seguramente que ya te has fijado en él cuando has llegado a la plaza. Justo en frente del Palacio Real está el Monumento Nacional. Este gran monolito, que mide 22 metros de altura, fue construido en 1956 en memoria a los caídos durante la II Guerra Mundial.

Monolito en memoria a los caídos de la II guerra mundial

5 de mayo

El 5 de mayo celebran “El día de la liberación”. Esta fecha significó para el pueblo holandés el final de la Segunda Guerra Mundial, aunque no fuese así para el resto de países. Es por eso que cada año, el 4 de mayo, se celebra en Holanda el día de la Conmemoración Nacional (Nationale Dodenherdenking). A las 20:00 comienza el homenaje, junto al Monumento Nacional, con una ofrenda floral. Justo después se llevan a cabo dos minutos de riguroso silencio en todo el país, donde tanto el transporte público, como la radio o la televisión cesan su programación para homenajear a todas las personas fallecidas durante este periodo tan trágico de la historia.

Si caminas por las calles que se sitúan detrás del Monumento Nacional, tardarás muy poco en darte cuenta de que has entrado en el Barrio Rojo. Uno de los barrios que permite más libertades en cuanto a prostitución y drogas.

No te asustes cuando veas los escaparates con señoritas de compañía en su interior ofreciendo sexo o cuando pases por una tienda y observes que la gente está comprando determinadas drogas sin preocupación. A eso me refiero con la libertad que se permite en este barrio. Aún así no lo considero un barrio peligroso y aconsejo pasear por sus canales de noche, ya que el reflejo de las luces, en su mayoría rojas, sobre el río es espectacular.

Canales de Ámsterdam

Las iglesias de Ámsterdam

Entre mujeres que enseñan su cuerpo a través de cristales, luces de discoteca y gente fumando, es curioso encontrarse con la Iglesia Antigua (Oude Kerk). El edificio más antiguo de la ciudad, consagrada nada más y nada menos que en 1306. Y es que sin duda Ámsterdam no deja de sorprendernos.

Iglesia antigua de Ámsterdam

De camino a la sorpresa final podéis disfrutar de la preciosa Estación Central. Para mí es una de las más bonitas que he visto. Seguramente que su arquitectura os recuerda a la del Museo Nacional (Rijksmuseum), ya que ambos edificios fueron construidos por Pierre Cuypers.

Estación central

Y por último la increíble Iglesia de San Nicolás, principal iglesia católica de la ciudad. Su fachada es preciosa, pero lo que más me impresiona, es que aunque parezca pequeña, sus torres se pueden apreciar desde varios puntos de la ciudad.

Ahora es cuando viene esa sorpresa final y el por qué de hacer el recorrido “al revés”. Soy una enamorada de los atardeceres y pienso que si la ciudad en la que estoy me ofrece una buenas vistas ¿porque iba yo a perdérmelo?

Porque el tiempo no acompaña, como me pasó la última vez. Pero aún así os diré cuál es el mejor sitio para disfrutar de una buena puesta de sol.

Vistas desde el SkyLounge Ámsterdam

Cruzando el río veréis un edificio enorme, ese es el SkyLounge Amsterdam. Un restaurante/bar al que se accede de manera gratuita y donde el Skyline es magnífico. Siéntate y disfruta de las espectaculares vistas desde su terraza. ¿Espero que a ti el tiempo te deje disfrutarlo?

Recuerda que Ámsterdam está en un punto muy bueno para visitar otros pueblos o ciudades. Yo aproveché uno de los viajes para visitar la ciudad de Utrecht, que está a una hora en tren y es super bonita.

Si quieres información sobre los horarios, precios, direcciones,… pásate por aquí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No te olvides de seguirnos en nuestro facebook, instagram y twitter. Y de compartir si te ha gustado 😉

Escrito por Ara Ballesteros

Compartir esta entrada

Déjanos un comentario si te ha gustado!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.