Descubrir los encantos de Estambul en una semana

Ara Ballesteros/ Europa, Turquía

Estambul no es solo la ciudad que une los continentes de Europa y Asía, es un tesoro cultural, lleno de historia y que cuenta con una gran belleza arquitectónica. Planear un viaje de una semana por Estambul te permite conocerlo más a fondo antes de iniciar la aventura.

Muchas veces da miedo llegar a una ciudad grande que no conoces y cuando hay muchos lugares que ver puede resultar agobiante. Por eso hoy te traemos una guía de siete días por Estambul en la que podrás ver los puntos de mayor interés. 

Recuerda que es aconsejable contratar un seguro de viaje para evitar sustos durante nuestra experiencia.

Día 1: Sultanahmet, el Corazón de Estambul

Comienza la aventura explorando Sultanahmet, el distrito histórico de Estambul. Acercate a la Mezquita Azul, un asombroso edificio del siglo XVII cuyas cúpulas te dejarán sin aliento. Continúa hacia Santa Sofía, una joya arquitectónica que a lo largo de los años ha sido mezquita, iglesia y museo.

Uno de los lugares que ver en Estambul, es el Gran Bazar, de los mercados más antiguos y grandes del mundo, ¡aprovecha para empezar con tus primeros regateos!. Explora sus coloridas callejuelas, llenas de especias exóticas, alfombras, joyas y bolsos. Tras este recorrido habrás obtenido las primeras impresiones de la ciudad.

Día 2: Explorando el Palacio Topkapi y Cruzando al Continente Asiático

Visita el Palacio Topkapi, la antigua residencia de los sultanes otomanos. Recorre sus opulentas salas y disfruta de las vistas panorámicas del Bósforo. No olvides explorar el harén y los jardines, seguro que agradeces un poco de tranquilidad en medio de la bulliciosa ciudad.

Por la tarde, toma un ferry hacia el lado asiático de Estambul. Experimenta la autenticidad de Kadıköy, con sus encantadoras calles llenas de tiendas y restaurantes locales. Una buena idea es aprovechar para cenar con vistas al Bósforo antes de regresar de nuevo a Estambul.

Atardecer desde el Bósforo en Estambul
Atardecer desde el Bósforo

Día 3: Tesoros Subterráneos y la Riqueza de los Mercados Locales

Comienza el día recorriendo los pasadizos subterráneos de Estambul para visitar la Cisterna de Basílica, una maravilla construida en el siglo VI. De camino a la siguiente parada, explora la calle Istiklal, repleta de tiendas, galerías de arte y cafeterías donde hacer una pequeña pausa. 

No te pierdas el Mercado de las Especias, donde los embriagadores aromas te abrirán el apetito. Dedica tiempo a probar la gastronomía local y termina el día con una de las mejores panorámicas de la ciudad desde la Torre Gálata. Si subes al atardecer las vistas serán impresionantes.

Día 4: Navegando por el Bósforo y Relajandote en Ortaköy

Explora el estrecho del Bósforo y el Cuerno del Oro desde un crucero. Desde el barco tendrás unas maravillosas vistas de los palacios y las mansiones otomanas, así como de los puentes que conectan Europa y Asia.

Desembarca en Ortaköy, un encantador barrio lleno de vida y conocido por su increíble mezquita frente al río. Descubre sus callejuelas y descansa un poco tomando un té en sus cafeterías locales.

Si no lo has hecho hasta ahora, saborea un delicioso kebab turco disfrutando de las vistas. Un buen plan para la tarde, es visitar el Museo de Arte Moderno de Estambul en el que se pueden visitar varios trabajos de artistas turcos. 

Día 5: Relajación en los Hamams Tradicionales

Cuando estamos descubriendo una nueva ciudad, siempre vamos a tope, pero es bueno disfrutar de algún día de relajación. Tómate un tiempo para relajarte en uno de los famosos hamams y experimenta la auténtica tradición turca con un buen masaje y un baño de vapor. ¡Quedarás como nuevo y listo para seguir con la aventura!

Por la tarde, pasea por la zona de Karaköy y descubre el arte callejero que la caracteriza. Para cenar, puedes elegir alguno de los restaurantes a orillas del Bósforo para disfrutar del reflejo de las luces de la ciudad.

Día 6: La Majestuosidad del Palacio Dolmabahçe y la Modernidad de Taksim

El opulento Palacio Dolmabahçe es un testimonio del esplendor del último período del Imperio Otomano. Visita sus lujosas salas y jardines, los cuales te transportarán a una época de esplendor.

Dirígete a la plaza de Taksim y elige algún restaurante de la zona para comer o cenar. Degusta la deliciosa cocina turca y prueba platos como el Iskender o el Balik Ekmek. Para terminar el día acércate dando un paseo hasta la calle Istiklal y disfruta de la vida nocturna.

Día 7: Adiós a Estambul con la Fortaleza de Rumelihisari

La última visita será a la Fortaleza de Rumelihisari, para recorrer sus murallas y disfrutar de unas bonitas vistas panorámicas antes de volver a casa.

Si tienes el vuelo de vuelta a última hora podrás aprovechar más el día y visitar algún sitio que te haya quedado pendiente.

Aunque si tienes la oportunidad de alargar el viaje, puedes contactar con Pride Viajes Turquía y disfrutar de la experiencia de vuelo en globo por la Capadocia.

En estos siete días, habrás visitado los lugares de mayor interés de Estambul, desde sus antiguas mezquitas hasta sus calles más modernas. ¡Ahora ya estás preparado para disfrutar de un viaje inolvidable!

Compartir esta entrada