Itinerario 4 días en Rumanía

Día 1

Nuestro vuelo llegó a las 11:00 al aeropuerto de Otopeti, a 20 km de Bucarest. La opción más fácil para llegar al centro de la ciudad fue usando Uber, (app que conecta pasajeros con conductores de vehículos registrados en la plataforma y opera dentro de las ciudades). Tomando el autobús se tardaba más de una hora y con coche sólo media, de ahí nuestra decisión. Nos costó sólo 7€ y llegamos directamente a nuestro hostel: B&B Duo Caffee. Estaba situado al noreste de la ciudad y a tan sólo 20 minutos andando del centro.

Lo primero que hicimos fue ir a comer a un restaurante cercano, que ya lo tenía fichado por ser uno de los mejores de la ciudad, según Tripadvisor y la guía Rough Guides, su nombre es Beca’s Kitchen. Nosotros no teníamos reserva, pero nos hicieron un hueco. Sin embargo, os aconsejo que hagáis reserva antes de venir, si queréis probarlo.

Beca’s Kitchen es un restaurante pequeño, no más de 7 mesas, por lo que el trato con el cliente es cercano. La camarera te trae la carta para que decidas que vas a comer, pero la sorpresa es cuando la chef se acerca a tu mesa para tomarte nota y explicarte los ingredientes y la preparación de cada uno de los platos que vas a comer. Una auténtica maravilla. Para beber tomamos una Ursus, que es una cerveza típica de Rumanía fabricada en Bucarest. Aquí os enseño los dos platos que probamos en este restaurante, realmente estaban exquisitos.

Tras comer nos fuimos andando a la Plaza Unirii (plaza de la Unión), desde donde salía el free tour a las 15:00. Durante el camino pasamos cerca de la plaza de la Universidad, donde se encuentra la estatua de los payasos, en el parque Parcul TNB. No conseguí saber el porqué de esa estatua, pero su forma y composición es muy original.

Al llegar descubrimos que había un tour en inglés y otro en español. Me sorprendió muchísimo ver que había la misma gente esperando para el español que para el inglés. El tour empezó en esta plaza y nos explicaron una parte de la historia de Rumanía. Además, nos enseñaron fotos de cómo era la plaza antiguamente y analizamos los cambios. Las diferencias eran drásticas. Antiguamente había un mercados, un río y la plaza era mucho más pequeña. Esto es debido a que el gobernador  Nicolae Ceaușescu decidió que quería una gran avenida frente al gran Palacio del Parlamento. Para ello, incluso construyó la plaza sobre el río.

Antes de continuar quiero contaros daros una breve introducción sobre la historia de Rumanía. Nicolae Ceausescu fue un presidente comunista en Rumanía durante los años 1967-1989.  Tras la caída del muro de Berlín el 9 noviembre 1989 y la disolución de la URSS, muchos de los presidentes de los estados comunistas del este dimitieron, dando paso a elecciones democráticas. Sin embargo, en Rumanía esto no parecía suceder y en uno de los discursos que Nicolae dió para tranquilizar al pueblo, se encontró con que el pueblo estaba muy enfadado. Así, a final de diciembre del 1989 se produjeron varios revuelos en la capital que debido a su violencia hicieron que Nicolae Ceaușescu y su mujer huyeran de Bucarest. Fueron encontrados 80 km al norte, en la ciudad de Târgoviște. Se les juzgó y fueron declarados culpables de genocidio, daños a la economía nacional y abuso de poder militar.  Se dictó sentencia y fueron ejecutados por fusilamiento el día de Navidad del 1989.

Rumania ha sido el único país del este que para pasar del régimen socialista al capitalista ejecutó a su líder político.

Tras esta breve introducción, volvemos a la ruta. Después de visitar la plaza Unirii nos fuimos a la plaza Sfântul Anton, dónde pudimos ver uno de los hoteles más antiguos de la ciudad, el cual aún mantiene sus patios y balcones en el interior, Manuc’s Inn. También en esta plaza estaban las ruinas de una iglesia que antiguamente se situaban en ese lugar (fue destruida debido a un incendio), y ahora sólo unos cimientos y una cruz hacen referencia a ella.

IMG_2338.jpg

Manuc’s Inn se fundó en 1808 como punto de encuentro para los mercaderes rumanos, alemanes, turcos y de otras partes del mundo. Ahora este complejo está compuesto de restaurantes, cafeterías y otras tiendas (actualmente no hace función de hotel por restauración). Merece la pena gastar un minuto para entrar en sus patios y maravillarse por sus instalaciones que aún mantienen su antigua forma.

Continuando esta misma calle llegamos a la Curtea Veche, donde permaneció la corte real de Bucarest hasta 1718, cuando un incendio destruyó el edificio. Posteriormente un terremoto completó la inhabilitación del lugar, donde ahora puedes observar las ruinas de sus arcos, vasijas o incluso algunas columnas. Actualmente se encuentra cerrado debido a su reconstrucción, ya que todo ello está considerado monumento histórico.

IMG_2392En este lugar también se encuentra el busto de Vlad  Drăculea o también conocido como Vlad Tepes. Se dice que este señor fue el fundador y constructor de la ciudad entre 1458-1459. Vlad además fue un gran luchador en contra del expansionismo otomano que amenazaba a este país y al resto de Europa. También se hizo muy famoso por su manera de castigar a los enemigos y los traidores: los empalaba. Este método consiste en atravesar a la persona con una estaca y dejarla colgada hasta que moría. Por usar este tipo de ejecución, se le llamó Vlad el empalador, lo que en rumano es Vlad Tepes. Se le atribuyen entre 40.000 y 100.000 muertes entre 1456 y 1462. Debida a su crueldad, el escritor Bram Stoker se inspiró en él para crear la obra literaria Drácula. Aunque Vlad Tepes nunca estuvo en el castillo de Bran, fue en este lugar en el que se basó el castillo de Drácula, ¡que decepción!

Continuamos por esa misma calle y pasamos por la iglesia Saint Demetrius. Continuamos hacia la derecha pasando por el Museo Nacional de Historia de Rumanía y allí, nuestro guía paró para explicarnos la historia de una escultura que ahora está en reconstrucción. Creó mucha controversia debido a la forma de un hombre sujetando un perro con una bufanda, que al parecer en vez de una bufanda era una serpiente. Yo no le encontré sentido, la verdad. Justo enfrente de ese Museo se encuentra el Palacio CEC, un edificio de 1900 que actualmente constituye la sede del banco de ahorros nacional.

IMG_2959

Rodeando el Museo de Historia nos encontramos con uno de los restaurantes más famosos de Bucarest, el Caru’ Cu Bere. Construido en 1879, es uno de los lugares cerveceros más antiguos de la ciudad, aunque ahora también hace la función de restaurante. Merece la pena ver su interior, ya que aún conserva la construcción y decoración de la época. Nosotros fuimos el último día a comer, te lo contamos más adelante.

En esta misma calle, haciendo esquina con Strada Postrei, encontramos uno de los lugares históricos más importantes de la ciudad: la Iglesia-Monasterio de Stavropoleos. Construida en 1724 y teniendo como patrones a los Arcángeles Miguel y Gabriel, es de culto ortodoxo.

IMG_2413

Continuamos el recorrido por la calle Lipscani, donde se encuentra el Banco Nacional y el monumento a Eugeniu Carada, un famoso escritor y economista político rumano.  Continuamos por la calle Smardan para ver el antiguo edificio de la Bolsa de Rumanía, que ahora se encuentra en peligro de derrumbe, pero que en su base se encuentran varios puestos “temporales” de antigüedades (aunque ya llevan 2 años allí). Bucarest tiene muchos edificios en peligro de derrumbe, los cuales podrían sufrir terribles consecuencias en caso de terremoto.. Suelen advertirlo con un punto rojo en la fachada, así que si los ves, ya sabes, ¡entra bajo tu propio riesgo!  

Terminamos el tour en la plaza de la Universidad, en la que debido a la proximidad de la navidad, estaban poniendo un mercado navideño, por lo que toda la plaza estaba cerrada. Aún así, pudimos ver la gran Universidad. Enfrente se alza la Biserica Rusa, o como la llaman allí, la iglesia de los estudiantes. Es una pena no haberla podido ver completa ya que estaba en restauración, sin embargo aún puedes disfrutar de sus cúpulas doradas.

IMG_2475

Una vez finalizado el tour, decidimos seguir caminando por nuestra cuenta. La idea era llegar hasta el Memorial del Holocausto, pero nos desviamos para ver antes el Pasaje de Victoria (Pasajul Victoria), una colorida calle cubierta por paraguas de colores.

IMG_3005

A continuación fuimos al Memorial del Holocausto, que se compone de una gran torre y una estrella de David en el suelo. A simple vista no se aprecia muy bien la estrella, pero desde una perspectiva elevada podrás verla claramente. No solo la torre compone el Memorial, sino que también hay un edificio, en el que aún se conservan algunas lápidas que fueron salvadas del Cementerio Judío. Tras la expropiación de muchas de ellas en la II Guerra Mundial para ser utilizadas como material de construcción.

IMG_2492

Tras mucho andar, decidimos terminar con el turismo e irnos a tomar una buena copa de vino a Abel’s Wine Bar, un lugar donde lo primero que descubres en la entrada, es un cartel de dice “no tomar fotos/selfies”. Aquí, decidimos cuál iba a ser el restaurante para la cena y tras un rápido debate elegimos el Distrikt 42

La decisión fue de lo más acertada, ya que el sitio tiene un estilo muy original. Está decorado con obras compuestas de residuos metálicos y además sus baños son de lo más original. Aquí te dejamos un par de fotos para que opines tú mismo:

Para cenar pedí un risotto de marisco que me pareció lo mejor del mundo (ya que soy una apasionada del marisco y con este buen sabor de boca terminamos el primer día y nos fuimos a descansar al hotel.

Día 2

El segundo día alquilamos un coche para poder visitar los castillos al norte de Bucarest y hacer un recorrido por la montaña.

Si alquiláis con SIXT, es muy importante que tengáis cuidado y estáis seguros de dónde tenéis que recoger el coche. Nosotros pensábamos que estaba cerca del hostel (según google maps), pero mientras desayunábamos nos dimos cuenta que la dirección de recogida era justo detrás del Parlamento (según la confirmación de reserva del coche), en el hotel JW Marriot, ¡a una hora andando! Al llegar, nos dijeron que SIXT no operaba allí desde hacía al menos 3 años, por lo que tuvimos que llamarlos para ver dónde tenía la base actualmente. Tras llamar un par de veces, conseguimos ponernos en contacto con ellos y nos dijeron que se habían trasladado al norte (donde google maps decía). Así que prácticamente tuvimos que volver al sitio desde donde habíamos partido. Y allí, ya que sólo había un empleado que se ocupaba de hacer todo, tuvimos que esperar un rato a que nos tocara. Tras perder la mayor parte de la mañana en esta tontería, nos pusimos rumbo a nuestra primera parada: el Castillo de Peles. Es un castillo en la región de Sinaia, de los más famosos de este país junto con el Castillo de Bran, también llamado Castillo de Drácula.

Tardamos dos horas en llegar, y con suerte llegamos al último turno de entrada para visitar el castillo (a las 16:15). El castillo de Peles tiene tanto que contar que he necesitado un sólo post dedicado a ello para explicarlo todo. Cuando salimos del tour ya estaba cerrado el Castillo de Drácula por lo que decidimos ir directamente a Brasov, donde íbamos a pasar la noche.  

IMG_2545

Esta ciudad es la capital de la región de Brasov, al sureste de Transilvania y está situada en el punto donde la Depresión de Brașov se encuentra con los Montes Cárpatos, por lo que hace más frío que en Bucarest.

Nos hospedamos en el centro histórico de la ciudad, en Casa Piața Sfatului. Tuvimos que llamar al propietario, puesto que no hay recepción. Sin embargo, no tuvimos que esperar mucho y en dos minutos el señor estaba allí. Fue muy amable, y hablaba español, aunque no inglés. La habitación estaba muy bien, sin embargo la cama crujía mucho y no es fácil descansar cuando no te puedes mover, ya que con cada movimiento me despertaba por el ruido.

Antes de ir a dormir fuimos a cenar y como el hostel está en el casco antiguo de la ciudad, los mejores restaurantes lo teníamos muy cerca. Hacía bastante frío en comparación con la noche anterior en Bucarest. Elegimos ir al restaurante La Ceaun, porque tiene muy buenas recomendaciones y además también nos lo aconsejó una chica que conocimos el primer día. Sin embargo, el lugar no es muy grande y estaba lleno. Preguntamos cuánto tiempo habría que esperar y no supieron decirnos algo estimado por lo que al estar hambrientos decidimos ir a nuestra segunda opción, que era Bistro de l’Arte. Sinceramente, no sé cómo sería La Ceaun, pero este restaurante estuvo perfecto. Tomamos como primero una tabla de quesos con frutos secos y fruta fresca. Como plato principal, mamaliga con salchichas y vegetales de la ciudad. Mamaliga es un plato típico rumano, una especie de puré que obviamente, ¡te aconsejo que lo pruebes por tí mismo! Para culminar la cena, decidimos tomar una fondue de chocolate con frutas cortadas en pedacitos. ¡Y todo por sólo 20€!

Día 3

Al día siguiente nos levantamos muy temprano para visitar primero Brasov, una de las ciudades más bonitas de Transilvania, antes de continuar con nuestro plan de conducir hacia el Lago Vidrau. Para nuestra sorpresa, había nevado durante la noche y estaban todos los tejados cubiertos de nieve. La estampa era preciosa, no vamos a negarlo.

Lo primero que visitamos fue la plaza central de la ciudad, la Piața Sfatului. Este lugar está abrazado por bares con terrazas animando la plaza. Los edificios que la rodean, de dos plantas y con los tejados rojos, están perfectamente restaurados. A día de hoy albergan sedes de bancos, comercios, restaurantes y hoteles.

IMG_2764

En el centro hay una gran fuente y a su lado, también en medio de la plaza, se encuentra la Casa Sfatului. Antiguamente era el Ayuntamiento de la ciudad, pero hoy en día es un museo con una exposición permanente del Museo Histórico del Condado en Brasov y una sala de exposiciones temporales. Esta misma plaza contiene un monumento compuesto por un grupo de personas que miran hacia la Iglesia Negra, pero no conseguí averiguar el verdadero significado o motivación por la que se construyó.

La Iglesia Negra está justo detrás de la plaza y tomó el nombre debido al ennegrecimiento provocado por un incendio en 1689. Antiguamente se llamaba Marienkirche. Cerca de esta Iglesia también puedes encontrar una estatua en memoria a Johannes Honterus, un geógrafo y cartógrafo que implementó la reforma Luterana en Transilvania.

También visitamos la Sinagoga Beth Israel y el Memorial al Holocausto, que contiene escritos todos los nombres de los judíos, originales de Brasov, asesinados en el Holocausto.

Después fuimos hacia la puerta de Schei y la puerta de Ecaterinei.

IMG_2728

Tras el paseo nos fuimos a tomar un café calentito a una de las cafeterías de la plaza, Come Back. Aunque nuestra estancia fue breve en la ciudad de Brasov, he de decir que nos robó totalmente el corazón. Además desde la plaza Sfatului, se puede ver, al estilo Hollywood, las letras de la ciudad en un monte cercano. Así dejamos Brasov para continuar con nuestra ruta por la montaña.

Debido a la nieve, la carretera por la que queríamos hacer la ruta hacia el lago Vidrau estaba cortada, por lo que teníamos que acceder a él por el sur en vez de por el norte. Esto sumaba muchos más kilómetros al recorrido y no estábamos seguros del estado de las carreteras por la nieve, por lo que decidimos cambiar, e ir directamente hasta la ciudad de Curtea de Arges.

Tomamos la carretera 73, que es la que te lleva al Castillo de Bran o Drácula, como prefieras llamarlo. No nos paramos para entrar, pero sí a tomar algunas fotografías desde fuera. Con la nieve, el castillo de Bran parecía aún más terrorífico. La verdad es que toda la ciudad está preparada para recibir a los turistas y por lo que leí de ambos castillos, en el de Peles merece más la pena entrar que en el de Bran. Pero siempre, esto dependerá de tí, y de tu tiempo.

IMG_2784

La ruta que hicimos tenía tramos tanto por montañas, como por valles. No paró de nevar durante todo el recorrido, pero eso le daba un encanto especial a los pueblos que nos íbamos encontrando por el camino, que eran muy pequeñitos, con sólo unas cuantas casitas a los lados de la carretera. Durante el trayecto nos encontramos con varias capillas, así la gente que vive en las montañas puede acercarse para rezar. Ya te imaginarás que los rumanos son muy religiosos. Justo cuando bajábamos de la montaña y empezamos a estar en una zona menos elevada, dejó de nevar y pudimos maravillarnos por las verdes vistas del lugar. El viaje duró aproximadamente unas tres horas, pero realmente mereció la pena. Aún a pesar de la nieve, no tuvimos ningún problema en la conducción y las vistas de montaña eran preciosas.

IMG_2851

Llegamos al pueblo Curtea de Arges, pero debido a la nieve era difícil acceder al lago que queríamos visitar, por lo que decidimos seguir conduciendo hasta Pitesti, una ciudad cercana algo más grande. Como no teníamos hotel reservado, buscamos uno en el que pudiésemos descansar en condiciones. Nuestra elección fue La Strada Boutique, un pequeño hotel de 4 estrellas situado en pleno centro de la ciudad. Tiene sólo 9 habitaciones, por lo que es más íntimo y acogedor. Además, el desayuno está incluido.

Esa noche decidimos ir a un restaurante de cocina rumana. El lugar estaba cerca del hotel y se llama La Tuciuri. Pedimos un especial de carne: un gran plato con diferentes tipos de carnes a la barbacoa. El problema de este lugar es que lo cocinan en el patio y cuando la comida llega a la mesa ya está fría. Quizás en verano la experiencia sea mucho mejor.

IMG_20171030_193547_HDR

Tras la cena nos dimos un paseo por el centro de Pitesti, pero literalmente no había ni un alma por la calle (ni tampoco muchas luces), por lo que fue breve y volvimos al hotel a descansar, ya que al día siguiente madrugamos para llegar con tiempo a Bucarest y ver algunas cosas que nos quedaron pendientes.

Día 4

IMG_20171031_084456_HDRFuimos a desayunar al restaurante del hotel en el que estábamos alojados y ¡estaba delicioso! Además vimos en la carta que ponía que en caso de que no tuvieses tiempo de tomarte el desayuno en el restaurante, por partir muy temprano, puedes avisar y te lo preparan para llevar.

Con este buen sabor de boca, partimos rumbo a Bucarest. Al llegar fuimos directos con el coche al Gran Parlamento. No hubo problema de aparcamiento ya que el Parlamento tiene parking propio, y allí dejamos el coche todo el día.

El ticket para el Parlamento cuesta 35 Lei (18 para estudiantes) y tiene una tarifa extra por si quieres tomar fotografías (30 Lei). Os recomiendo que miréis la página web porque tiene muchas excepciones. El horario es:

  • Marzo a Octubre, todos los días de  09:00 – 17:00 (último tour a las 16:30)
  • Noviembre a Febrero, todos los días de 10:00 – 16:00 (último tour a las 15:30)​.

El Parlamento se empezó a construir en 1985, a instancias del presidente Nicolae Ceausescu, que debido a su ejecución 4 años más tarde, no puedo ver el Palacio del Parlamento terminado. La zona escogida para su construcción estaba habitada, por lo que hubo que demoler varios barrios, incluidas doce iglesias, dos sinagogas, tres monasterios y más de 7.000 casas. Este edificio costó 3 billones de euros y se terminó e inauguró en 1997. Durante la construcción, Nicolae iba cada sábado a ver las obras y cada vez decidía realizar un cambio nuevo en las diferentes salas (a veces pequeño, otras totalmente distinto), por lo que los obreros tenían que empezar de nuevo. Esto hizo que hubiese mucha diferencia entre lo diseñado y lo construído al final, además de hacer que el precio se disparara. Tiene una extensión de 315.000 m² y en su interior hay 1100 habitaciones, todas ellas diferentes. Es el edificio gubernamental más grande del mundo. En la web del Parlamento podéis hacer un tour virtual, y así decidir si queréis o no entrar. Tras el tour, el guía nos dijo habíamos visto sólo el 4% de todo el Parlamento, ¡y eso que estuvimos dos horas dentro!

IMG_2944

Después fuimos al Monasterio de Antim (Mănăstirea Antim), cerca del Parlamento. Fue construido en el 1715 y está compuesto por varios edificios unidos. En el centro se encuentra una iglesia. Se entra al conjunto por un pequeño pasillo adornado con imágenes de pasajes de la vida de Jesucristo y la iglesia está decorada con pedrería e imágenes religiosas. Es un lugar muy hermoso, tranquilo y espiritual, que no es muy frecuentado por los turistas pero que merece la pena echarle un ojo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para comer fuimos al restaurante Caru’ cu Bere, que tiene una amplia carta de degustaciones (no es fácil elegir entre tantísimo plato), y había música en directo. El restaurante cuenta con menús algo más baratos para estudiantes (aunque aún así no es un sitio caro). El único problema es que había que esperar como 40 minutos para que te trajeran el plato. Sin embargo mereció la pena. Aquí os dejo algunas fotos de este restaurante:

IMG_2961

Dedicamos las siguientes horas a pasear tranquilamente por la ciudad y visitar algunos lugares de souvenirs para traernos un típico recuerdo: un par de postales, un imán y cualquier otra cosa que caiga, si me gusta. Tras recorrer un par de lugares sin mucho acierto, ya que eran bastante caros, descubrimos uno que no lo era tanto y tenía cosas preciosas. La tienda estaba a mano izquierda saliendo del Pasaje Macca – Vilacrosse, en la calle Victoriei. Se llama Romartizana y es fácil de encontrar por su escaparate con souvenirs y ropas típicas de Rumanía.

IMG_2982

Continuamos andando tranquilamente por las calles de la ciudad, y después fuimos a recoger el coche del parking del Parlamento. Pusimos rumbo al Museo Nacional al Satului “Dimitrie Gusti”. Un museo de viejas casas rumanas que fueron literalmente transferidas a este lugar, además de otras exposiciones temporales de arte. Sin embargo, cuando llegamos ya estaba cerrado. Mira tú que suerte, que sólo cierran a las 17:00 los lunes, los demás días a las 19:00.

IMG_3006

Antes de poner rumbo hacia el aeropuerto, fuimos a dejar el coche. Por el camino descubrimos el Arco del Triunfo de Bucarest, una copia similar al de París. El tráfico era horrible para salir de la ciudad, pero una vez fuera, todo fluía mucho mejor. Dejamos el coche en el punto SIXT y nos llevaron al aeropuerto para volver, tras estos agradables y maravillosos 4 días, a nuestra casa en Berlín.

Espero que os sea útil el itinerario y si tenéis cualquier duda, no hesitéis en poneros en contacto con nosotras. Además os dejo un mapa con todos los sitios del itinerario.

Si os ha gustado, compartenos, ¡nos hace mucha ilusión! ¡Muchas gracias por leernos viajeros!

Escrito por Ana Casado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: