Las calles de Viena

Viena es una ciudad con mucho encanto, en la que un simple paseo por sus calles te puede transportar a otra época y en la que a veces el tiempo corre a otra velocidad. Es por eso que después de haber conocido los 10 monumentos imprescindibles de Viena quiero hablar sobre la parte que muchas veces se pasa más por alto.

En todas las ciudades que visito me gusta investigar más allá de los típicos monumentos que aparecen en todas las guías de viajes y de esta forma descubro lugares que me suelen sorprender gratamente.

En el caso de Viena me llamó la atención el Reloj Anker, que a pesar de estar situado en la Hoher Markt, la plaza más antigua de la ciudad, no parece ser un reclamo turístico. Está situado entre dos edificios y tiene la peculiaridad de que todos los días a las 12 del mediodía sus doce figuras desfilan al compás de la música vienesa.

018

Otro de los sitios que también me gustó fue el Pasaje Freyung un pasadizo de lujo donde está Xocolat, una tienda de chocolates en la que encontrar las tabletas más deliciosas de la ciudad. Los precios son un poco elevados, pero como ya he dicho antes: es un pasadizo de lujo.

09

Siguiendo con los mercados, pero este ya un poco más económico, podéis visitar el Naschmarkt situado cerca de la Karlskirche. En él encontraréis una gran oferta de frutas de temporada, restaurantes y antiguos bares que con el paso del tiempo han ido aumentando su clientela. Actualmente es el lugar de reunión más común entre los vieneses, digo yo que por algo bueno será.

No te puedes ir de Viena sin comerte un Schnitzel nach Wiener Art, que es un filete de cerdo empanado acompañado de una ensalada de patatas también muy típica y de postre no puede faltar su mayor manjar, ese regalo de dioses que es la famosa tarta Sacher un empacho de chocolate que merece la pena pegarse.

019

Otra de las maravillas que puedes visitar en Viena es el Palacio de Schönbrunn, patrimonio de la humanidad por la UNESCO desde 1996. Un lugar bastante turístico del que a decir verdad yo esperaba más, se me pareció mucho al estilo de palacios que hay en Potsdam (Alemania), pero aún así merece la pena pasearse por sus inmensos jardines. Se puede llegar fácilmente a través de la línea U4 del metro, la parada es Schönbrunn.

024025

Y por último una cosa que también me llamó mucho la atención fueron los semáforos, con el primero que vi, pensé que era algo puntual, pero luego me di cuenta de que son así de originales por toda la ciudad. A veces se agradecen ciertos detalles que nos sacan una sonrisa.

023

¿Te ha gustado? No olvides contarnos tu experiencia y si hay algo que no hemos añadidos, no dudes en mandarnos tu información!

 

Escrito por Ara Ballesteros

Un comentario sobre “Las calles de Viena

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑